Cuando el alma habla. Una expe...

Cuando el alma habla. Una experiencia con Rossmary en Kanchipuram-India

Cuando el alma habla

Con Rossmary en la India

Con Rossmary en la India

Cuando vivimos  en India, pasamos unos días en una  aldea, cercana a Kanchipuram , en Tamil Nadu.
Rossmary, nos recibió en su casa, era la única de la familia que no hablaba inglés, ella solo habla el idioma tamil, por lo cual era  imposible para mí tener un diálogo verbal porque que no sé hablar tamil.
Con Rossmary compartíamos las tareas, reíamos y percibíamos de forma muy clara lo que una quería de la otra sin hacer ningún tipo de esfuerzo, todo era natural, espontáneo. Con un inmenso cariño creció una amistad que a pesar del tiempo y la distancia perdura. Hace unos meses nos visitó un amigo pastor evangélico que tiene carismas (lo que la gente llama dones de ver); estábamos hablando y me dijo: -Sabes que hay una señora en un país muy lejano, que se va al fondo de su casa, usa una túnica especial,  tiene un sello en la frente, se postra y reza por ti; te quiere mucho, siente en su corazón el amor de hermana.

Monte de Santo Tomás. Chennai. India

Monte de Santo Tomás. India

Inmediatamente me di cuenta a quien se refería, a mi amiga Rossmary de Tamil Nadu.
Las relaciones tienen como único objetivo manifestar el amor. La comunión que se produce entre dos almas cuando se tocan desde el espíritu  crea un puente oculto a los ojos; el espíritu se expande.
Es una de las experiencias divinas más maravillosas, a tal punto que trasforma la conciencia.
La parte activa del diálogo de las almas amigas es el abrazo, es un momento de éxtasis, la conciencia se ilumina y comprende que no abraza un trozo de carne, abraza la parte divina del otro.
La amistad es un lazo que se crea no sólo para esta vida, sino para la eternidad.
Puedes hacer este ejercicio:
Cuando te encuentres
con tus amigos:
1. Mira sus ojos y trata de ver tu imagen reflejada en ellos.
2. Observa su cuerpo físico y reflexiona, ¿es carne solamente lo que estoy observando?
3. ¿Qué me atrae de él?
4. Abrázalo y quédate unos segundos sintiendo su cuerpo.
Hasta la próxima semana.
Paz y Bien
Autora de libros y guía para meditación.
Mail: maria.benetti.meirino@gmail.com

Léalo también haciendo clik en la palabra subrayada:  CUANDO EL  ALMA  HABLA

***

Gracias por su visita

Para volver a la página de inicio haga clik en la siguiente flecha:

imagesCARKE0MB

Acerca del Autor

María Benetti Meiriño

Escritora y conferenciante. Autora de varios libros sobre espiritualidad. Dicta conferencias y seminarios en distintos países. Asesora y Directora de Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola. Coordinadora en Pluralismo Religioso-Religiones no cristianas. Hinduismo. Zen. Budismo. Judaísmo. Creadora del método de sanación espiritual Reiki Crístico, del Método de Meditación trascendental Camino a lo Sagrado, para adultos y niños.

Un comentario

  • De Oriente a Occidente

    He leído el artículo de María CUANDO EL ALMA HABLA y me ha gustado mucho, porque comparto su opinión y siento lo mismo, aunque algunas personas puedan pensar que estamos un poco taladradas.

    Por supuesto que no percibo ni veo todo lo que ella ve y percibe sobre las relaciones de alma, pero comparto enteramente su opinión y sentimiento. Podemos tener muy buenos amigos, de confianza y familiares por los que sentimos un gran afecto, pero…..las relaciones de alma son otra cosa: esa caricia en el alma que uno/a siente cuando una de esas personas la toca es algo distinto y especial.

    Y aún dentro de las relaciones de alma hay grados, diferencias y momentos. Llegaría diciendo, más allá que María, que para relacionarte con algunas de esas personas y en un momento puntual, no necesitas para nada el cuerpo físico, el abrazo. Creo que el contacto físico entorpecería o bajaría la intensidad de la relación, incluso puedes saber dónde se ubica físicamente esa persona aunque se mueva a tu espalda a cierta distancia y sentir el calor (supongo que es la energía) que emite.
    E. López. España

Dejá tu mensaje:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *