Detrás del Arco Iris: La Auto...

Detrás del Arco Iris: La Autocreación

Imagen Arco Iris de Fray Paco Castro desde O Alto do Cebreiro

Hoy por la mañana escuché estas palabras del libro de los Proverbios 8, 22-31

Esto dice la Sabiduría de Dios:
«El Señor me creó al principio de sus tareas,
al comienzo de sus obras antiquísimas.
En un tiempo remoto fui formada,
antes de que la tierra existiera.
Antes de los abismos fui engendrada,
antes de los manantiales de las aguas.
Aún no estaban aplomados los montes,
antes de las montañas fui engendrada.
No había hecho aún la tierra y la hierba,
ni los primeros terrones del orbe.
Cuando colocaba los cielos, allí estaba yo;
cuando trazaba la bóveda sobre la faz del abismo;
cuando sujetaba las nubes en la altura,
y fijaba las fuentes abismales;
cuando ponía un límite al mar,
cuyas aguas no traspasan su mandato;
cuando asentaba los cimientos de la tierra,
yo estaba junto a él, como arquitecto,
y día tras día lo alegraba,
todo el tiempo jugaba en su presencia:
jugaba con la bola de la tierra,
y mis delicias están con los hijos de los hombres».

Y esto brotó de mi corazón:

El corazón sabe lo que es humildad. Confianza es su semilla. Él la tiene guardada esperando ser sembrada. CONFIANZA solo la tiene el corazón, el alma porque sabe de FE, de certeza, exactitud, armonía, fuerza, sabe esperar como los latidos del corazón, la verdad de la vida…

El texto de Proverbios deja claro quién le dio el orden, la armonía para que el océano no desborde, ¡tan exacto!.
¡¡¡Piensa…!!! el miedo a lo desconocido, lo que la memoria no tiene registrado como experiencia, o que se olvida. Por esto se nos recuerda en este pasaje la armonía que existe en la creación, todo en su tiempo y forma.

El océano no se desborda, la marea tiene su relación con la luna y ésta no está en la tierra. Y aún así, –ella, la luna– influye en el movimiento de las grandes y pequeñas aguas, incluso en las nuestras, en nuestros líquidos. Si miro con los ojos del intelecto se devela una verdad innegable, no sabemos cómo sucede pero es. Si pienso en esta verdad innegable, en la armonía de mi cuerpo, en la armonía de mi espíritu, en el movimiento de la respiración, los líquidos, la vida en mi cuerpo, en este estado. Con solo recordar esto, ¿a quién tener miedo?, ¿existe lo desconocido o es la vida en movimiento, en la que tengo que lograr la armonía?

¡Fuera miedo!,  cuando entro en armonía consciente; ¿qué medios pudo utilizar para entrar en armonía? Ese es el tema….rezar, relajarme con ejercicios de respiración , contemplar la naturaleza, incluso comer consciente del aquí y ahora, buscar alternativas, de otra forma de vivir, en otro sitio, con otras personas, en otro trabajo, manifestar mi oficio en otro sitios, consciente que la vida tiene todo y soy parte de la vida, ahora bien PARA ENTRAR EN ESTA ARMONIA para que brote la semilla de mostaza y ser un gran árbol, esta otra actitud, este nuevo habito, tengo que tomar consciencia de tiempo y espacio. Un plan, como el plan que tiene la marea.

La semilla quiere estar segura de que: «Si muero me convertiré en un árbol» -pero ¿cómo puedes darle certeza a la semilla?

Esto es lo absurdo de la fe. La fe es absurda: creer en aquello en lo cual no se puede creer. Este es el significado de la fe: creer en aquello que no puede ser creído; no hay manera de creerlo pero aún lo crees. La semilla muere en profunda confianza; el árbol nace. Pero una tierra preparada es necesaria, un terreno apropiado es necesario. Todo el discipulado es sólo para llegar a ser un terreno preparado.

Si estás listo a morir, sucederá. Anda y siembra las semillas en la tierra: cuando el árbol haya salido, entonces excava la tierra y ve dónde está la semilla; ha desaparecido, ya no está ahí. Esto es, Detrás del Arco Iris, la promesa de Dios, detrás de cada tormenta, está la vida, tu cuerpo no será el mismo, tu mente, ni tu alma, porque vivió, dejo la cáscara y brotó lo nuevo,

Esta es la intención de este trabajo detrás del Arco Iris: tomar unos minutos para descansar la mente, la memoria, el cuerpo, el ego, la identidad, y de pronto encontrarás que algo nuevo está creciendo dentro de ti: el corazón está encinta. Y estar espiritualmente encinta es el pico de la creación, porque tú te estás creando a ti mismo a través de esa intención,  de ese trabajo. Nada se le compara. Puedes crear una gran pintura, una gran escultura; nada es comparable al hecho de crearte a ti mismo, a la «auto-creación».

María Benetti Meiriño

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

***

Gracias por su visita. También te puede interesar,

Con las hebras del Arco Iris

Acerca del Autor

María Benetti Meiriño

Escritora y conferenciante. Autora de varios libros sobre espiritualidad. Dicta conferencias y seminarios en distintos países. Asesora y Directora de Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola. Coordinadora en Pluralismo Religioso-Religiones no cristianas. Hinduismo. Zen. Budismo. Judaísmo. Creadora del método de sanación espiritual Reiki Crístico, del Método de Meditación trascendental Camino a lo Sagrado, para adultos y niños.

4 comentarios

  • Elby

    Hace ya unos años de la mano de María mi guía espiritual no dejo de sorprenderme que detrás del arco iris cuánta enseñanza tome y lo lleve a mi corazón cuánta sabiduría en sus palabras quedo embellesada de tanto amor de tanta entrega inmensamente agradecida a la vida a Dios y a mi ángeles por ponerla en mi camino y permitirme estar conectada con la fuente divina siempre de la mano de ella que a veces me siento una niña que no quiere desprenderse de la mano de su madre gracias x este bello arco iris gracias María gracias Gumer x tanto bendiciones hoy y siempre paz y bien

    • maria

      Gracias Elby

  • Begoña

    Me encanta Maria. Un regalo de dios en nuestra vida. Y siempre hablando com la palabra corrects, y el tono de voz que llega al alma. Bendiciones.

    • maria

      Gracias Begoña

Dejá tu mensaje:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *